Logo En Pareja
Qué sucede en tu hijo cuando no tiene amigos con quien jugar

Qué sucede en tu hijo cuando no tiene amigos con quien jugarPexels

Vida

Qué sucede en tu hijo cuando no tiene amigos con quien jugar

Un niño sano es un niño inquieto que juega, corre, salta, convive, baila y se divierte a mil por hora, pero cuando nada de esto está sucediendo, es hora de encender las alarmas y actuar pronto

Por: Roberto Lizarde

Jugar es tan vital para un niño como estudiar, y ambos factores son esenciales para su sano desarrollo, es por eso que cuando nuestro hijo no tiene con quién jugar, se vuelve un verdadero problema que termina por afectarlo tremendamente, es así que los papás tienen que hacer consciencia de que necesitan actuar pronto y de manera eficaz.

Si bien es cierto, hay niños que no tienen la fortuna de relacionarse fácilmente con sus iguales, esto porque posiblemente no cuente  con una familia numerosa de más primos o hermanos, o porque sencillamente el lugar donde vive no es apto para relacionarse con sus vecinos.

Otro factor muy importante a considerar, es que nuestro hijo puede tener una actitud que no lo ayude para nada a tener amigos, y ese es un problema que viene directamente desde casa, donde como padres debemos de analizar en qué se está fallando, porque a su edad aún hay muchas cosas que se pueden corregir.

Lee también: Alto potencial, baja autoestima igual a estancamiento, por eso no progresas

El tema de la amistad es sumamente importante porque este es un sentimiento de conveniencia entre dos personas o más, en el cual se busca establecer una relación de respeto, confianza, solidaridad y amor, por eso es que los amigos son vitales para tu hijo, y hay que ayudarle cuando le cuesta trabajo relacionarse.

Un niño debe y merece ser feliz. Foto: Pexels

Cabe señalar que no hay nada de qué alarmarse si tu hijo o hija tiene un solo amigo, aquí lo interesante es que aún con una sola persona sepa relacionarse adecuadamente; esto en todo caso indicaría únicamente que tiene una personalidad más introvertida, y no pasa nada, tampoco tiene por qué ser el alma de la fiesta, no todos somos iguales.

Lo verdaderamente preocupante es que nuestro hijo intente hacer amigos pero no logre conectar con ellos, ahí es momento de intervenir y ofrecer ayuda, ¿Cómo lo hacemos? en primer lugar es necesario facilitarle esta acción, y para ello hay que hacer que se relacione con sus compañeros aún fuera del contexto escolar; además, es vital no dejarlo solo, hay que mirar y analizar cómo es su conducta social, porque posiblemente es un niño mandón, enojón o que siempre esté acusando a los demás.

Lee también: Poner el árbol navideño y decorar antes de tiempo es terapéutico

También es vital que aprendamos a ser un modelo ejemplar digno de que ellos puedan imitar, ya que son buenos para aprender observando conductas sociales, y posiblemente el problema esté en ti; piensa bien cómo es tu relación con tus padres, y sé consciente en que tu niño necesita que le muestres buenas conductas de interacción; y si crees que esto es un problema más serio, no dudes en llevarlo con un especialista. ¡Aún es tiempo!

Visita el canal de YouTube de EN PAREJA dando CLICK AQUÍ