Logo En Pareja
A los niños no hay que “domarlos” hay que amarlos, eso es algo que debes tener claro Foto: Freepik

A los niños no hay que “domarlos” hay que amarlos, eso es algo que debes tener claro Foto: Freepik

Vida

Trata a tus hijos como te gustaría que te traten

Tu hija o hijo merece ser tratada con el arte de la escucha, la paciencia y la grandeza del afecto, tenlo presente y su crianza será exitosa

Por: Laura Trejo

Trata a tus hijos como te gustaría que te traten: Si te preguntas cuál es el secreto para que tus hijos te respeten, es bastante obvio, respétalos tú. No sólo con tus palabras, si no con tu actitud, con tus decisiones.

Estás irrespetando a un hijo cuando no escuchas sus opiniones, cuando no le pones los límites que necesita y dejas que haga lo que le viene en gana, cuando crees que por ser niño o niña no tiene preocupaciones.

Entonces, siguiendo esta básica regla de “trata a los demás como quieres que te traten”, es muy sencillo ganarte el respeto de tus hijos. No los hagas menos sólo por ser niños o niñas, pues lo que piensan, dicen y sienten es importante.

Trata a tus hijos como te gustaría que te traten Foto: Freepik

¿Te gustan los gritos, los regaños, los reproches? A los niños tampoco, como no les gusta que revises sus cosas, leas sus diarios, o te entrometas en sus vidas al grado de querer vivirlas por ellos o ellas. 

También es muy importante que enseñes a tus hijos a demostrar amor, pues si un niño o niña no recibe muestras de afecto jamás podrá darlas.

A veces queremos creer que niños y niñas estarán bien mientras tengan resuelto el aspecto material de alimento, vestido y hasta juguetes, pero más que cosas, te necesitan a ti, pues no son personas en miniatura, son seres entendiendo el mundo.

Así que si los tratas como tales, no te equivocarás. Tu hija o hijo merece ser tratada con el arte de la escucha, la paciencia y la grandeza del afecto. 

Porque a los niños no hay que “domarlos” hay que amarlos. Esto no quiere decir que jamás les hables con firmeza, porque así mismo requieren límites y la firmeza no es sinónimo de violencia, pues no buscas herirlo, si no evitarle un daño.

Trata a tus hijos como te gustaría que te traten Foto: Freepik

Los niños no deben andar por ahí rompiendo cosas o maltratando muebles sólo porque a ti no te gusta que te digan en qué te equivocas, así que también debes ser crítica y consciente de ti misma.

Pues no en nombre de estos postulados deberás de dejar de indicarles el camino correcto.

Te recomendamos practicar estas cuatro actividades que estrechan los lazos de las familias, te garantizamos que ayudarán a que tus hijos crezcan en un ambiente favorable.

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS