Logo En Pareja
Uso de celular provoca crecimiento de 'cuerno' en el cráneo. Foto: iStock

Uso de celular provoca crecimiento de 'cuerno' en el cráneo. Foto: iStock

Vida

Uso excesivo del celular hace crecer un 'cuerno' en el cráneo

Cientificos están alarmados de cómo la vida moderna transforma el esqueleto humano y uso excesivo del celular cambia el cráneo

Por: Malena Jaquez

Desde la aparición de un crecimiento puntiagudo en la parte posterior de los cráneos de algunas personas hasta el enigmático descubrimiento de que nuestros codos se están estrechando, nuestros huesos están cambiando de maneras sorprendentes y descubrieron que el uso excesivo del celular hace crecer un 'cuerno' en el cráneo.

Los científicos por muchos años pensaron que los huesos estaban fijos, que crecían de manera predecible, de acuerdo con las instrucciones heredadas de nuestros padres. Pero un anatomista holandés investigó el esqueleto de cada persona se desarrolla de acuerdo con una plantilla aproximada establecida en su ADN, se adapta para adaptarse a las tensiones únicas de su vida.

Se ha descubierto un curioso crecimiento puntiagudo en la parte posterior de los cráneos de muchas personas y de jóvenes alemanes que actualmente tienen los codos más estrechos que nunca, está claro que la vida moderna está teniendo un impacto, la investigación se publicó en la revista Journal of Anatomy.

Uso excesivo del celular hace crecer un 'cuerno' en el cráneo. Foto: Pixabay

Científicos encontrarían cambios característicos en los esqueletos que reflejaran nuestros estilos de vida modernos. "Hace 20 años que soy médico, y solo en la última década, he estado descubriendo cada vez más que mis pacientes tienen este crecimiento en el cráneo", dice David Shahar, científico de la salud de la Universidad de la Costa del Sol, Australia.

La característica similar a una espiga, también conocida como la "protuberancia occipital externa" se encuentra en la parte inferior de la espalda del cráneo, justo por encima del cuello. Si tiene uno, es probable que pueda sentirlo con los dedos, o si es calvo, incluso puede ser visible desde atrás.

Hasta hace poco, se pensaba que este tipo de crecimiento era extremadamente raro. Fue en 1885, cuando se investigó por primera vez la espiga, el renombrado científico francés Paul Broca se quejó de que incluso tenía un nombre.

Pero Shahar sintió que algo raro estaba pasando y decidió investigar. Junto con su colega, analizó más de mil radiografías de cráneos de personas de entre 18 y 86 años. Midieron los picos y anotaron cómo era la postura de cada participante.

Lo que los científicos encontraron fue sorprendente. El aumento fue mucho más frecuente de lo que esperaban, y también mucho más común en el grupo de edad más joven: una de cada cuatro personas de 18 a 30 años tuvo el crecimiento. ¿Por qué podría ser esto? ¿Y debemos preocuparnos?. 

Shahar cree que la explosión de picos se debe a la tecnología moderna. Foto: pixabay

Shahar cree que la explosión de picos se debe a la tecnología moderna, en particular a nuestra reciente obsesión con los teléfonos inteligentes y las tabletas. Mientras nos inclinamos sobre ellos, estiramos nuestros cuellos y mantenemos nuestras cabezas hacia adelante. Esto es problemático, porque la cabeza promedio pesa alrededor de 10 libras (4.5 kg), casi tanto como una sandía grande.

Mientras estás entado en posición vertical, estos objetos pesados se equilibran cuidadosamente sobre nuestras espinas. Pero a medida que nos inclinamos hacia delante para los cuellos deben esforzarse para mantenerlos en su lugar. 

Los médicos llaman al dolor que esto puede causar "cuello de texto". Shahar cree que las puntas se forman porque la postura encorvada crea una presión adicional en el lugar donde los músculos del cuello se adhieren al cráneo, y el cuerpo responde colocando nuevas capas de hueso. Estos ayudan al cráneo a lidiar con el estrés adicional, al extender el peso sobre un área más amplia.

La mala postura no se inventó en el siglo XXI, Para Shahar, la mayor sorpresa fue la magnitud de los picos. Shahar dice que es probable que los picos modernos nunca desaparezcan, si no que continuarán haciéndose cada vez más grandes. 

Temas

Comentarios

TE RECOMENDAMOS