Logo En Pareja
Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Vida

Estudio vincula comportamiento antisocial en niños con crianza severa

Investigadores estudiaron a 227 pares de gemelos idénticos.

Por: Xinhua

Una crianza menos cálida y más severidad en el hogar influyen en cuán agresivo puede volverse un niño y en si carece de empatía y de brújula moral, se indicó en un estudio.

Investigadores de la Universidad de Michigan, la Universidad de Pensilvania y la Universidad Estatal de Michigan estudiaron a 227 pares de gemelos idénticos.

Foto: Pixabay

Después analizaron pequeñas diferencias en la crianza que cada gemelo experimentó para determinar si estas diferencias predicen la posibilidad de que surjan comportamientos antisociales.

Los investigadores encontraron que el gemelo que experimentó un trato más estricto o más severo y menos calidez emocional de los padres tuvo una mayor probabilidad de mostrar agresión y falta de empatía y de brújula moral, una serie de características conocidas como rasgos de dureza e insensibilidad afectiva (CU).

Los padres de los gemelos contestaron un cuestionario de 50 preguntas sobre el ambiente en el hogar. También establecieron sus niveles de severidad y calidez calificando 24 declaraciones como "Con frecuencia pierdo los estribos con mi hijo/hija" o "Mi hijo/hija sabe que lo/la amo".

Los investigadores evaluaron el comportamiento del niño pidiendo a la madre reportar 35 rasgos relacionados con la agresión y con los rasgos CU.

"El estudio mostró convincentemente que la crianza, y no sólo los genes, contribuye al desarrollo de rasgos de dureza e insensibilidad afectiva riesgosos", dijo Luke Hyde, profesor asociado de psicología de la Universidad de Michigan. "Puesto que los gemelos idénticos tienen el mismo ADN, podemos estar más seguros de que las diferencias en la crianza recibida por los gemelos afecta el desarrollo de estos rasgos".

Un posible siguiente paso es convertir estos hallazgos en intervenciones utilizables por parte de las familias que tratan de evitar que un niño desarrolle tales rasgos o para mejorar comportamientos preocupantes que ya hayan comenzado.

Aunque una intervención con los padres podría tener éxito, los investigadores enfatizan que este trabajo no está culpando a lo padres por los rasgos CU o los comportamientos agresivos de sus hijos. 

"Nuestro trabajo previo con niños adoptados también mostró que los genes importan, así que es un poco las dos cosas", dijo Hyde. "Algunos niños pueden resultar más difíciles de criar.

El mensaje más importante es que los tratamientos que funcionan con los padres podrían ayudar, incluso con los niños de más alto riesgo".

El estudio fue publicado en la revista Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry.

También te puede interesar:

Temas

  • hijos
  • crianza
  • severidad
  • amor

Comentarios