Logo En Pareja
Foto: Pixabay

Foto: Pixabay

Vida

Razones para decirle ¡adiós! al refresco de una buena vez

Su consumo resulta dañino para toda tu salud en general

Por: Laura Trejo

Los refrescos están por todas partes, se venden por montones en todas las tiendas y por ello son el vicio de mucha gente ya sea para acompañar la comida o simplemente para hidratarse cuando tienen sed. ¡Gran error¡

¿Por que son tan atractivos los refrescos? son baratas y muchos se hacen adictos por que les da un "levantón" de energía. 

Parece que no pasa nada si bebemos refresco, pero ojo, causan tanto daño como las drogas o el tabaco, incluso pueden ser tan dañinas que pueden afectar tanto al estado físico como nuestro animo.

Por ello lo mejor es que los elimines de tu vida para siempre.

¿Quieres motivos para no tomarlos? sigue leyendo y convéncete de decirles adiós al refresco de una buena vez.

Foto: Pixabay


¿Tomarías ocho cucharadas de azúcar de un jalón? Seguro que no, pues eso pasa cuando bebes una soda, ya que una lata de estas bebidas gaseosas contiene aproximadamente 36 gramos de azúcar.

 Si tenemos en cuenta que la Asociación Americana del Corazón recomienda tomar al día no más de seis cucharaditas de azúcar añadido para las mujeres y nueve para los hombres, es lógico que esté en la lista negra de todos los médicos.

Obesidad y enfermedades metabolicas. El azúcar está relacionado con los síntomas del intestino permeable: permite que las substancias pasen del intestino al torrente sanguíneo cosa que puede provocar problemas de obesidad y otras enfermedades metabólicas.
Cuanto más se investiga sobre el microbioma, más sabemos sobre el efecto negativo que tiene el azúcar sobre este, ya que este dulce alimenta las levaduras y las bacterias malas en el intestino. Una cantidad elevada de azúcar añadido, como la que tienen la mayoría de bebidas carbonatadas, puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, obesidad e incluso ciertos tipos de cáncer.

Acaban con tus dientes. Los refrescos son también una pesadilla para los dentistas, no solo por la increíble cantidad de azúcar que contienen, sino por su alto contenido de ácidos. El ácido de estas bebidas, que  crean las bacterias que adoran alimentarse de todo ese azúcar, erosiona el esmalte de los dientes y aumenta el riesgo de acumulación de placas y caries.

Mala memoria. Estudios recientes señalan que las personas que beben con regularidad estos refrescos con gas suelen tener una peor memoria que quienes consumen menos azúcar. Se ha demostrado también que los consumidores de refrescos tienen un hipocampo, la parte del cerebro relacionada con el aprendizaje y la retención de información, y un cerebro más pequeños.

Las versiones sin azúcar son tan malas como las normales. ¿Crees que los daños por tomar refresco se asocian solo a que tienen azúcar y por ello optas por versiones litgt?, la verdad es que son tan perjudiciales como las normales.

Lo anterior debido a que el aspartámo es un edulcorante artificial que se usa muy a menudo en las bebidas light y al ser consumido se divide en tres compuestos químicos: fenilalanina, ácido aspártico y metanol. Los dos primeros son aminoácidos que una vez en el organismo pasan directamente al torrente sanguíneo, por lo que pueden afectar a lo procesos neuronales. El metanol, en cambio, es aún más insidioso: se convierte en formaldehído, una sustancia cancerígena que puede pasar la barrera hematoencefálica que protege el cerebro.


¿Quieres alternativas saludables para dejar el refresco?

Foto: Pixabay

La mejor de todas es tomar agua, porque al contrario del refresco, esta si trae muchos beneficios a la salud.

Sin embargo existes otras opciones como el té verde matcha, el cual tiene suficiente cafeína como para darte el empujón de energía que necesitas, incluso por entre seis y ocho horas, además ayuda a tener un sistema inmunológico sano.

La kombucha es otra opción; se trata de una bebida fermentada llena de probióticos que son las bacterias buenas del intestino: se encargan de espantar a las bacterias malas que son las responsables de las infecciones, el intestino permeable y la inmunodeficiencia, entre otros problemas. 

También puedes recurrir a agregar algo de limón o pieza de fruta al agua natural o con gas, lo que haré que extrañes un poco menos las gaseosas. 

Temas

  • refresco
  • daños
  • azucar
  • diabetes

Comentarios