Logo En Pareja
Foto.EFE

Foto.EFE

Vida

Con amor y paciencia, clínica atiende a bebés con retinopatía

Esta enfermedad afecta mayormente a bebés que nacieron de manera prematura 

Por: EFE

Con amor, paciencia y ayudados por la tecnología, médicos del Hospital civil de Guadalajara atienden a bebés mexicanos que sufren retinopatía del prematuro, una enfermedad considerada como la principal causa de ceguera infantil en el país.

El hospital tiene un pequeño espacio equipado con la tecnología avanzada para recibir a los niños que llegan con diferentes etapas de este padecimiento, retinopatía que es una alteración en el desarrollo de la retina, explicó a Efe la doctora Luz Consuelo Zepeda, responsable de la Clínica de retinopatía del prematuro. La retinopatía afecta en mayor medida a los pacientes que nacieron prematuramente con un peso menor a los 1.750 gramos, debido a que no hay cuidado neonatal óptimo.

Bebés prematuros Foto.EFE

La especialista explicó que el desarrollo de la retina cuando el bebé nace antes de tiempo no sucede igual que en el útero, ya que está expuesto a otros factores como el oxígeno suplementario.

"La presencia de ese oxígeno, incluso a concentraciones bajas, hace daño a la retina y provoca que frene su desarrollo o que este sea anormal", aseguró.

De los dos millones de nacimientos que suceden cada año en México, 7 % son prematuros y están en riesgo de padecer retinopatía, entre otras complicaciones.

Unos 1.200 niños podrían quedarse ciegos cada año si no reciben atención adecuada, agregó la especialista.

El tiempo es el principal enemigo cuando los médicos intentan evitar que el desprendimiento de la retina deje ciego a un menor, ya que esta enfermedad es muy agresiva y puede desarrollarse en sólo unos días.

"Si no detectamos al niño y lo tratamos, se desprende la retina y la ceguera es irreversible", aseguró.

El trabajo que desde hace 12 años realiza el equipo de la doctora Zepeda ha sido vital para unos 1.000 niños que han llegado de todas partes del país con este diagnóstico.

A algunos les han salvado la vista, otros han quedado ciegos debido al desconocimiento o la negligencia de otros hospitales.

Desde hace unos meses la clínica cuenta con equipo especializado que ha permitido diagnosticar a los bebés de manera más rápida y ofrecerles cirugías láser ambulatorias.

Los gemelos de Mayra Cruz, originaria de Michoacán, nacieron a los seis meses y pesaron cerca de 1.500 gramos.

En casi un mes de estancia entre hospitales privados y públicos los bebés no fueron revisados por un oftalmólogo y cuando un especialista los atendió, la retinopatía ya estaba en una escala de gravedad.

Con sus bebés en brazos y junto a su esposo llegaron de emergencia a la Clínica del Hospital Civil, donde el equipo de la doctora Zepeda les practicó una cirugía de emergencia en la que el niño pudo salvar el ojo izquierdo, pero perdió la vista en el otro, mientras que la niña está en proceso de recuperar la retina.

"Mis niños no hubieran visto (sin la atención), desgraciadamente nosotros en internet vimos que a la semana cuatro tenía que hacerle su estudio y ellos tenían siete semanas de nacidos cuando apenas (los atendieron)", dice con tristeza.

La Clínica de retinopatía del prematuro es uno de los centros especializados avalados por la Secretaría de Salud (SSA) mexicana para atender esta enfermedad.

Hace unos meses, la doctora Zepeda implementó una estrategia para detectar la enfermedad en bebés que están en hospitales que no cuentan con un oftalmólogo, fuera de la zona metropolitana de Guadalajara, mediante el equipo de alta tecnología que fue donado por la SSA.

De esta manera, un oftalmólogo va a las unidades médicas más lejanas a revisar a los bebés, que generalmente están incubados y en cuneros.

En caso de que presenten retinopatía, son enviados a la clínica en Guadalajara para darles un tratamiento inmediato y someterlos a cirugía.

Este modelo podrá ser replicado en todo el país mediante la estrategia de prevención de la ceguera emprendida por la SSA, adelantó la retinopatóloga.

Esta estrategia pretende salvar la vista a al menos 2.000 recién nacidos prematuros cada año y evitar que los papás deban trasladarse a hospitales alejados de su lugar de origen.

TE RECOMENDAMOS